DEPARTAMENTO ACUERDOS DE CONVIVENCIA

La organización, de la Coordinación de Acuerdos de Convivencia está precedida fundamentalmente por el Plan Global de la Congregación de los Sagrados Corazones, Proyecto Educativo Institucional del Centro y los servicios de Tutoría y Orientación Educativa en la Ley General de Educación y su Reglamento.

El Plan de Trabajo está orientado a desarrollar acciones de prevención, acompañamiento y monitoreo con los diferentes miembros de nuestra Comunidad Educativa. Buscamos promover el autoconocimiento, el adecuado manejo de sus emociones, fortalecer sus habilidades sociales, el respeto y adecuación a los acuerdos de convivencia.

El seguimiento personalizado del desarrollo integral del estudiante es una meta trazada desde nuestro perfil ideal, los estudiantes belenistas requieren orientación y acompañamiento en el proceso de crecimiento y desarrollo socio-afectivo.

Desde una perspectiva integradora son varios factores que se interrelacionan en el proceso educativo, siendo el clima escolar positivo, esencial para el logro de aprendizajes y la socialización positiva y adaptada de los estudiantes. Tener un programa del colegio que lo promueva se hace indispensable.

OBJETIVOS :

– Prevenir la violencia escolar a través de actividades permanentes y articuladas desde todas las áreas de desarrollo de la institución educativa.
– Promover una convivencia escolar pacífica y armoniosa que favorezcan las relaciones personales positivas a través del Plan Evangelizador Sagrados Corazones 2021 y la aplicación Pedagogía del Cuidado y la Reconciliación.
– Atender de manera eficaz y oportuna cualquier tema de agresión, violencia, maltrato que pudiera darse en la institución educativa.

– Propiciar el apoyo adecuado y necesario de quienes pudieran necesitarlo ante una agresión, violencia o maltrato.
– Brindar soporte y acompañamiento a los miembros de la Institución Educativa que pudieran implicarse en actos de agresión, violencia, maltrato a fin de promover una reparación oportuna.

Consideramos, hoy más que nunca, que la escuela debe convertirse en un espacio generador de relaciones afectivas en el que el estudiante transite por las diversas etapas de su desarrollo apoyado y orientado hacia el descubrimiento de los valores cristianos y humanos.

Nuestra sociedad actual y la globalización muchas veces expone a nuestros niños y jóvenes con suma facilidad a la transmisión de anti-valores, por ello es necesaria la presencia, compromiso y acompañamiento de los padres a sus hijos como primeros educadores.

Como consecuencia, nos encontramos con estudiantes vulnerables a mensajes y contenidos que atentan contra la moral y buenas costumbres.

Por ello necesitamos enfatizar en el trabajo de valores que como colegio planteamos sirviendo, cuidando, reparando y transformando.

– Respeto
– Verdad
– Justicia
– Solidaridad
– Humildad
– Resiliencia – Empatía